El piñón ya tiene BSO

Hoy a las 12:00 se ha estrenado el HIT FORESTAL del verano.

La canción, «Chinche rabiña, ¡fuera de mi piña!», es la manera con la que desde el Grupo Operativo Pinea contamos a los cuatro vientos que nos podemos quedar sin piñones por culpa de un «bicho nuevo» que asola nuestros pinares. Y es que un problema no es un problema de verdad hasta que conseguimos hacerlo visible. Si bien en entornos forestales llevamos años lidiando con esta plaga, aún es una realidad ajena a la sociedad.

Si no frenamos a la chinche americana, (nombre coloquial del Leptoglossus occidentalis), está en peligro la sostenibilidad económica y medioambiental de las 400.000 hectáreas de pino piñonero que hay en nuestro país y todos los puestos de trabajo directos e indirectos que genera la gestión sostenible de estos pinares, la recogida de la piña y toda la industria relacionada con la extracción, procesado y comercialización del piñón.

Mientras el Grupo Operativo PINEA trabaja en su control, es necesario que la sociedad se implique, y una manera sencilla es lograr que el consumidor entienda el valor diferencial del piñón del pino piñonero y lo demande por sus características organolépticas y nutricionales, en detrimento de piñones de otras especies de menor calidad procedentes del extranjero.

El cantautor Miguel Dantart ha reinventado la tonada popular “Chincha rabiña, que yo tengo una piña llena de piñones y tú no los comes” y el resultado es esta “Chinche rabiña ¡fuera de mi piña!” con la que presenta un viaje en tres estrofas por una realidad mucho más próxima a las personas de lo pensamos (Bajo el azul de este cielo, Desde Roma hasta el Peñón o el Rap del Piñón) ligadas con un estribillo pegadizo en que se dirige a la Chinche rabiña (una chinche rapiña) para que deje en paz a nuestras piñas.

El resultado es un «temazo forestal» con una producción muy cuidada que queremos que se convierta en la banda sonora del pino piñonero y de toda la cadena de valor del piñón. Un esfuerzo por salir del contexto forestal y sacar nuestro relato al aire para conectar a la sociedad con los problemas forestales, algo tan necesario como urgente. Todos somos forestales y a todos nos afectan las consecuencias que el cambio climático o la globalización tienen sobre nuestro territorio.

Está previsto que los ingresos que se pudieran generar tanto de la canción como del videoclip «Chinche rabiña ¡fuera de mi piña!» sean destinados íntegramente al mantenimiento de las actividades de investigación e innovación iniciadas por el Grupo Operativo PINEA y, de forma específica, al mantenimiento y seguimiento del dispositivo de parcelas de investigación.

Así que disfruta y ¡AYÚDANOS Y COMPARTE ESTE VIDEO!

Idea original: Jasten Fröjen   |  Autor: Miguel Dantart

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.